Los hilos invisibles…

 

fb_img_1427404080670

Esta noche ha fallecido mi tía materna Celia. Ella entró en el hospital hace una semana, justo cuando nació su nieto Daniel. De algún modo la fuerza de ella se depositaba en él, en un acto de amor pactado por las almas.

Celia se ha ido el día de la Merced, y a 5 días del cumpleaños de su hermana Mercedes. Las almas hacen esto como tributo, homenaje y reconocimiento. La inteligencia y el buen hacer de las almas no siempre son tenido en cuenta, pero son las que realmente portan la información de esta vida y otras. Creemos que todo es indeterminado, pero hilos invisibles a los ojos de quien no ve, lo manejan todo. A nosotros nos toca conocer estos hilos, sus movimientos y acompasarnos a su ritmo. De otro modo la vida pasará ante nosotros sin saber de dónde viene y hacia dónde va.

La ciencia que hasta ahora conocíamos –  y exceptúo la física cuántica  y otros científicos que nos llevan al conocimiento de la vida en toda se amplitud, la vida como algo vivo – era determinista. El alma es existencialista, es decir es la propia existencia en sí quien marca el devenir.

Sabemos que se han aceptado muchos postulados científicos aún sabiendo que eran inciertos, bien porque no estábamos preparados para conocer las grandes capacidades del ser humano, o bien porque aún estando abierto ese camino, no interesaba que la humanidad lo recorriese.

Gracias a que la vida se manifiesta conocemos que ni siquiera la vida se termina con la muerte, y que es inexistente un envejecimiento real en las personas: a nivel neuronal, celular,  físico…etc., salvo que nosotros lo creamos así y lo permitamos, sin  poner los límites necesarios para no envenenarnos y destruirnos en vida: alimentación, contaminación mental a través de la información de los grandes medios de intoxicación como cierta prensa, tv, alta de descanso,  escasa conexión con la naturaleza, sedentarismo…

La vida es vida y como tal se  manifiesta o ante nosotros o detrás de nosotros, a nuestras espaldas, si no hacemos por verla.

Sabía que ella se iría estos días por la consideración que le tenía a su hermana. Así podemos ponernos delante de la vida y predecirla, cuando queremos mirarla de frente y entenderla. Cuando atendemos la vida el supuesto caos se vuelve orden.

De nuevo las ramificaciones del árbol de la vida han se han extendido según la ley natural. 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s